Solicita hora de visita

Rellena el siguiente formulario y contactamos contigo.

Recomendaciones dietéticas para madres lactantes

Debe mantener las buenas costumbres dietéticas que ha adquirido en el embarazo, compensando las necesidades especiales que supone la producción de leche:

  • Reparta las comidas a lo largo del día. Es recomendable hacer de 4 a 6 ingestas diarias (según horarios y estilo de vida).
  • Procure que la dieta sea variada, consuma la mayor diversidad de alimentos posibles.
  • Aumente el aporte de líquidos. Beba 2-3 litros de agua al día. Si no le apetece tanta agua puede beber infusiones no excitantes (por ejemplo manzanilla), caldos vegetales o leche.
  • Están totalmente desaconsejadas las bebidas alcohólicas.
  • Limite el consumo de bebidas excitantes o estimulantes (café, té, refrescos con cafeína) ya que pueden causar irritabilidad y trastornos del sueño en el lactante. Si toma este tipo de bebidas es mejor que lo haga inmediatamente antes o después de dar el pecho.
  • Aumente el aporte de productos ricos en calcio: leche (intente beber 3 ó 4 vasos al día), yogur, queso, cuajada, salsa bechamel. Para evitar sobrepasar la cantidad de grasa recomendada, elija la leche semidesnatada. Los yogures y los quesos elíjalos bajos en grasa.
  • Las frutas, ensaladas y verduras frescas deben ser habituales y abundantes en la dieta. Algunas verduras pueden afectar a las características organolépticas y digestivas de la leche (col, coliflor alcachofas, espárragos, cebollas, pimientos crudos, rábanos, ajos y puerros). No obstante, es recomendable observar las reacciones del bebé antes de eliminar estos alimentos de forma generalizada.
  • El pan, el arroz, la pasta, la patata y las legumbres: deberían estar presentes en la dieta. La cantidad dependerá de su peso y la actividad física que realice.
  • Carnes, aves, pescados y huevos: Tanto en la comida como en la cena debe haber algún alimento de este grupo.
  • Debería incluir el pescado (blanco y azul) por lo menos dos o tres veces a la semana.
  • Elija carnes magras: ternera, pollo (sin piel), pavo, conejo, caballo, buey, codornices, perdices, jabalí, liebre, lomo y solomillo de cerdo.
  • Puede tomar 3 ó 4 huevos a la semana.
  • Utilice el aceite de oliva como grasa principal en la elaboración de los platos. También puede utilizar el de girasol, maíz o soja.
  • Varíe la forma de cocción de los alimentos, potenciando aquellas que precisen menos aceite: plancha, salteados, crudo, vapor, hervidos, horno, brasa, parrilla o papillote. Use moderadamente frituras, rebozados, empanados, estofados y guisos.
  • En bebes con antecedentes familiares alérgicos y que, por tanto tienen más riesgo de sufrir problemas de este tipo, se aconseja que la madre limite la ingestión de leche de vaca, huevos, pescado azul, cacao y cacahuetes, ya que son alimentos con un potencial alergénico elevado. En este caso, deberá consumir otros alimentos que le proporcionen similar contenido nutritivo.

Última modificación el j F, Y. Autor:

Publica un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *