Maternidad de alquiler

{lang: 'es'}

Este título deberíamos ya desterrarlo pues sugiere conceptos que nada tienen que ver con el espíritu de la SUBROGACIÓN UTERINA, que es una prestación médica como otra cualquiera que además entraña un acto de altruismo por parte de la mujer que PRESTA, ni alquila, ni cobra, su útero para que otra que carece de este órgano pueda cumplir con un deseo absolutamente natural, cual es la maternidad.

Tenemos ya datos científicos que nos ilustran sobre las repercusiones de la SUBROGACION, en el contexto psicosocial tanto de la madre donante como de la receptora del hijo.

Unos investigadores (Jadva y col., de la Universidad de Cambridge, Reino Unido), estudiaron una reducida muestra de estas mujeres y pudieron concluir que la mayoría de las donantes no presentaron alteraciones de su autoestima y mantenían buenas relaciones con el hijo y con los padres receptores de la subrogación.

Una vez más se demuestra que los juicios vertidos bajo criterios que nada tienen que ver con la ciencia, suelen ser apasionados e inexactos.

La subrogación permite acceder a un deseo tan natural como es el ser madre. En nuestro país esta prestación sanitaria no está permitida, aunque me consta existen movimientos favorables a su regulación.

Si conseguimos, hace ya no pocos años, que se promulgara la ley de fecundación asistida, creo que legalización de la subrogación uterina debería llegar pronto, permitiendo que muchas parejas que no disponen de recursos económicos casi millonarios para viajar a otros países donde la subrogación está permitida, puedan beneficiares de ella en España.

Nosotros estamos en ello y haremos todo lo que esté en nuestras manos para conseguirlo, como hicimos en su día defendiendo, en comisión parlamentaria, la fecundación asistida.

Profesor Santiago Dexeus.

Comments are closed.