Preservación social de la fertilidad

{lang: 'es'}

Hoy en día hay muchas mujeres que desean posponer la maternidad por diversos motivos, ya sean laborales, ausencia de pareja, u otros.

Es bien conocido, que la fertilidad decrece con la edad. A partir de los 35 años hay un descenso notable y se acelera a partir de los 38-40 años (Leridon et al.,2004).

Una opción bien establecida y aceptada es preservar la fertilidad mediante vitrificación de óvulos. Mediante la congelación inmediata de los óvulos a

– 196º, conseguimos que dichas células no se alteren en el tiempo y así conservar la misma probabilidad de embarazo.

La fertilidad se mantiene inalterada tras el tratamiento. Por lo tanto, hay que mantener los métodos anticonceptivos hasta que la mujer decida ser madre.

La tasa de embarazo no es significativamente diferente entre ovocitos vitrificados y frescos. Las tasas de supervivencia y fecundación con ovocitos vitrificados son superiores a las de los ovocitos procedentes de congelación lenta (Cobo et al.,2011) ( nivel de evidencia 1a).

Uno de los aspectos más controvertidos es la edad máxima para su realización.

Es aconsejable la congelación de ovocitos antes de los 35 años.

Se trata de una medida preventiva y no implica una garantía de éxito en el futuro (ESHRE Task Force ON Ethics and Law, 2012) (nivel evidencia 4).

Dra. Carla Castell.

Comments are closed.