Ecografía en las primeras semanas del embarazo

{lang: 'es'}

Durante todo el embarazo si no hay complicaciones lo habitual es realizar 3 ecografías en el sistema sanitario público. En la clínica privada dependerá de cada facultativo, centro o mutua.

Las dos únicas ecografías que demuestran una contribución clara a la hora de valorar la normalidad y de diagnosticar las anomalías mayores y con ello contribuir a tener el mayor numero de bebes sanos, son la ecografía del primer trimestre y la ecografía morfológica realizadas aproximadamente a las 12 semanas de las 20 semanas respectivamente.

Por ello, en los países donde la política sanitaria pública es “cara”, sólo se realizan estas dos ecografías durante toda la gestación, justamente porque todas las demás ecos no demuestran un beneficio real en aumentar el numero de recién nacidos vivos ya obtenido con la eco de 12 y 20 semanas, comparado al mayor coste que generan hacer mas ecografías.

Sin embargo hay casos y situaciones en los que es recomendable hacer otras ecografías.

La ecografía temprana antes de las 12 semanas, en la que a partir del segundo mes de gestación o sea a partir de las 6 semanas, puede observarse si el embrión vive –viabilidad-, si hay uno o mas embriones, y si el saco gestacional esta localizado dentro del útero; aporta una información vital para aquellas mujeres que por distintas causas forman parte de los grupos denominados de riesgo. 

Son varios grupos de gestantes en los que esta ecografía está indicada: 

Se ha observado un claro beneficio la realización de ésta eco en aquellas mujeres que han tenido complicaciones al inicio de sus gestaciones,abortos previos o embarazos ectópicos, pues el comprobar que esta nueva gestación continúa y supera la edad gestacional de los abortos y que además se localiza en el lugar correcto, refuerza muy positivamente la confianza en la embarazada y da una tranquilidad tan necesaria en esos momentos para asumir su nueva realidad.  

En las nuevas gestaciones, aquellas mujeres que presentan sangrado igual o superior a una regla, gracias a la ecografía se podrá reafirmar que el embrión está vivo. Cuando las pérdidas son mínimas realmente no estaría justificada, pues éstas son muy frecuentes al inicio de la gestación pero aún así ver que todo sigue bien anima y relaja. 

Dolor abdominal al inicio de la gestación siempre es un síntoma preocupante y la ecografía temprana a partir de las 6 semanas podrá descartarnos un embazo localizado fuera del útero. 

Además, todas las mujeres que se someten a tratamientos de fertilidad para ver la progresión del embrión/nes, su localización y el número. 

Pero esta ecografía temprana cada vez tiene más adeptos también en las mujeres sin riesgos conocidos.  

Hoy en día aunque muchas gestantes no formen parte de los grupos de riesgo mencionados, es lógico que teniendo la posibilidad de ver por primera y única vez a su embrión en fases tan iniciales, deseen hacerlo, y es por ello que ésta es una ecografía que cada vez sea más solicitada. El futuro padre tiene evidencia objetiva por primera vez de su futuro bebé y la futura madre puede además ver a ese nuevo ser que crece dentro de ella y no sólo imaginárselo, pueden ambos satisfacer algo mas que la curiosidad.

En éste último y numeroso grupo la mejor época son las 8- 9 semanas de gestación, el embrión ya hace sus primeros movimientos y pueden reconocerse sus diferentes partes por lo que es una ecografía muy gratificante.

 

Comments are closed.