¿Afecta al bebé el estrés durante el embarazo?

{lang: 'es'}

obstetricia santiago dexeus estrés embarazoEl embarazo es una etapa en la que la mujer sufre cambios tanto físicos como psicológicos. Se suelen experimentar inquietudes, preocupaciones por el bebé… que generan ciertos niveles de ansiedad, afortunadamente muchas mujeres se adaptan a la nueva situación que están viviendo, a pesar de la inestabilidad que se suele experimentar en el estado de ánimo debido a los cambios hormonales.

 

El estado emocional de la madre durante el embarazo es primordial para el desarrollo del bebé

A estas alteraciones se pueden sumar presiones externas que pueden provocar estrés como conflictos familiares, problemas en el trabajo, conflictos con la pareja, la muerte de un ser querido, etc. Si la situación estresante se alarga en el tiempo puede generar estrés intenso trayendo consecuencias negativas tanto para la madre como para el bebé, sobre todo si no se dispone de las herramientas adecuadas para gestionar el estrés y aprender a vivir las situaciones de forma más adaptativa.

Algunas pautas para velar por su bienestar emocional:

  • La mujer embarazada no debe sentirse culpable si sufre estrés, lo importante es darse cuenta, tomar consciencia, identificar las causas y poner solución.
  • Cuidar el estilo de vida y hábitos saludables (actividad física, alimentación, descanso,…), en la medida que sea posible, aumenta el bienestar tanto físico como psicológico.
  • Las molestias del propio embarazo como las náuseas, los dolores de espalda, el cansancio,.. pueden generar estrés por sí mismos, son síntomas propios del embarazo y aceptándolos y pensando que son temporales pueden ser más llevaderos.
  • Disponer de una buena información y participar de las clases de preparación al parto reduce el estrés siempre y cuando no derive en obsesión.
  • Es saludable practicar técnicas de respiración, meditación, visualización, yoga, masajes,… durante unos minutos al día.
  • Compartir las preocupaciones y ansiedades con la pareja, personas de confianza, otras mujeres también embarazadas,… relaja.
  • Cuidar la relación de pareja es importante, disponer de apoyo, comprensión, comunicación, da seguridad y relaja. Por lo tanto no hay que olvidar “regar el jardín”.
  • Priorizar, lo primero es la mujer embarazada y su salud, por lo tanto evitar autoexigencias, compromisos y sobrecargas.
  • Pedir ayuda a la pareja, familia, amigos, trabajo, profesionales expertos…
  • Cultivar las relaciones sociales, quedar con amigas, reír, distraerse,… libera tensiones.

Si siguiendo estas recomendaciones los niveles de estrés persisten es recomendable consultar al psicólogo especialista para que nos proporcione más herramientas para aprender a vivir la situación de forma más adaptativa, tanto a la mujer embarazada como a la pareja.

Comments are closed.