La Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) eficaz para aliviar los síntomas de la menopausia

{lang: 'es'}

Centro Ginecológico Santiago Dexeus, Barcelona La Terapia Hormonal Sustitutiva o THS es un tratamiento preventivo y paliativo para algunos problemas asociados a la menopausia. Esta terapia puede consistir en la administración de estrógenos de síntesis, de progesterona de síntesis o una combinación de ambos.

En julio del 2002, se publicaron los resultados de un estudio, patrocinado por una conocida Institución norteamericana: WHI: Women’s Health Initiative, en el que se analizaban los resultados de la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) sobre las enfermedades crónicas.

Las conclusiones que aportaron fueron bastante sorprendentes a juicio de otros investigadores puesto que el diseño y, principalmente, la obtención de los datos, podían inducir a error. Los medios de comunicación se hicieron eco masivamente creando un autentico terrorismo científico. Esto afectó a la credibilidad de la THS y produjo que muchas mujeres menopáusicas que hubieran podido beneficiarse de este tratamiento, lo rechazaran. El grito angustiado de “no quiero hormonarme, doctor” tuvo como consecuencia una disminución en la calidad de vida de tantas pacientes que, por temor, soportaron inútilmente los síntomas que se presentan en algunas menopaúsicas.

El mismo grupo de investigadores han querido comprobar si los efectos del tratamiento con estrógenos se mantenían una vez retirados. Han podido demostrar que el riesgo de cáncer de mama disminuye a cualquier edad y este efecto se mantiene durante los dos años siguientes de haber interrumpido el tratamiento. Esta conclusión es verdaderamente novedosa y suscitará controversia científica pero al menos restablece la confianza sobre la administración de la THS, que no solo se revela como inocua para el cáncer de mama sino que incluso podría ejercer un efecto protector.

En cuanto al efecto de la THS (con solo estrógenos) sobre otras enfermedades, demostraron que los beneficios son tanto más evidentes cuanto más joven es la mujer tratada y se traducen en: una reducción de los infartos de miocardio, menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y de la mortalidad en las enfermedades crónicas. En contrapartida aumenta el numero de ictus y tromboembolias.

Como conclusión a todo lo anterior, podemos decir que aunque la menopausia es un cambio fisiológico en la vida de la mujer y su tratamiento hormonal bajo el control de un ginecólogo es muy importante, ésta puede y debe beneficiarse del apoyo psicológico que se le pueda proporcionar.

Comments are closed.